Gralla grande

Na Galipedia, a Wikipedia en galego.
Saltar ata a navegación Saltar á procura
Gralla grande
Corvus frugilegus -Dartmoor, Devon, England-8.jpg
En Dartmoor, Devon, Inglaterra
Estado de conservación
Pouco preocupante (LC)
Pouco preocupante[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orde: Passeriformes
Familia: Corvidae
Xénero: Corvus
Especie: C. frugilegus
Nome binomial
'Corvus frugilegus'
Linnaeus, 1758
Rook range map.PNG

A gralla grande (Corvus frugilegus, Linnaeus 1758) é unha das dez especies europeas da Familia dos Córvidos (Corvidae), da orde Passeriformes.

Descrición[editar | editar a fonte]

A gralla grande da subespecie nominal, Corvus frugilegus frugilegus, caracterizada polo seu peteiro impoñente e maila súa plumaxe metálica, espállase nunha ampla zona que vai da Europa Occidental até as estepas do Altai. Recoñéceselle doadamente por carecer de plumas na zona que rodea o peteiro.

A presenza da segunda subespecie, Corvus frugilegus pastinator, segue contiguamente pola costa pacífica. É decididamente máis pequeno e a súa plumaxe e dunha cor vermella purpúrea escura.

A gralla na cultura popular galega[editar | editar a fonte]

En castelán denomínase graja ou grajo, e de aí o nome de graxos con que se coñecía ós mozos de Ourense que se dedicaban a repañar canto atoparan de valor, en pequenos e continuos roubos na cidade. Lamas Carvajal recolleuno así [2]:

Pasaron muchos años; se olvidaron muchos recuerdos; desaparecieron las más viejas costumbres de Orense; pero no se barrió de la memoria de las gentes el recuerdo de Os graxos da Burga. Aun hoy se extiende por las villas de toda Galicia, pues lo mismo que la sombra acompaña al cuerpo, así esta mala fama va siguiendo y persiguiendo también a los hijos de Orense por donde caminan; y como si se tratase de un foro o de una renta perpetua, venimos pagándola nosotros, sin que nos valga reunir dinero para redimir esta gabela que nos echaron a costillas antes de que naciésemos. El caso es que poco después del año 1834, en que los frailes fueron expulsados de los conventos, dos huérfanos de 17 años, que no tenían oficio ni beneficio, ni quien les diese de comer, ni sitio donde poder acogerse, cansados de pasar hambre por las rúas, a los ocho días ya encontraron un lugar entre la Burga de Arriba y la Burga de Abajo. En las noches de invierno dormían al calorcillo de las Burgas; en el verano hacían sus fechorías por las tardes cuando los rayos solares retenían en sus casas a los vecinos que no querían achicharrarse, y por las noches salían a tomar el fresco para arrapañar lo que pudiesen. A los pocos días ya contaban con muchos adictos, hijos de familias pudientes y relevantes; a los cuatro meses ya tenían nombradía en más de siete leguas a la redonda, y contaban con su cobijo, que pomposamente llamaban Casino; y sus habitadores eran ya conocidos con el nombre de graxos da Burga. Los más ilustres eran legisladores, ingenieros, arquitectos y trabajadores que fundaron las bases de aquella sociedad de vagos. Para ser graxos da Burga no se pedía patente, ni cuota de entrada, ni certificación de buena conducta, ni los apellidos paterno y materno, ni siquiera el nombre de pila del peticionario para formar parte de la pandilla. Con decir "aquí estou", estaba ya hecha la presentación y la admisión. La ley social de los graxos concentrábase en una frase lapidaria, desnuda de retórica; Todo é de todos. No había, pues, en aquella comandita ganancias, ni pérdidas, ni capital, ni trabajo. Si alguno lograba arrapañar algo bueno en una taberna o en otro lugar lo disputaban todos en hermandad, y pobre del graxo que se atreviese a mordiscar lo que era de todos y para todos. Tuvieron los graxos sus etapas duras y sus malas épocas, y no dejaron de pasar sus fatigas y sufrir sus reveses y contratiempos, pues hasta llegaron a apedrearlos. Fueron la pesadilla y el tormento de los serenos, porque cuando éstos creían tenerlos cogidos o descuidados, las luces del casino se apagaban instantáneamente por arte de brujería, y los héroes del chuzo quedaban burlados. Afortunadamente, el año 1846, con la llegada del provincial de Orense, desaparecieron los graxos da Burga, que han pasado a ser tambores y cornetas después de resistir un asedio en toda regla que le puso un piquete de soldados. Y desde entonces no quedó de los graxos da Burga más que el recuerdo.

.

Notas[editar | editar a fonte]

  • IUCN2006|assessors=BirdLife International|year=2004|ide=51156|title=Corvus frugilegus|downloaded=9 may 2006 Database entry includes justification for why this species is of least concern
  • Handbook of the Birds of Europe, the Middle East, and North Africa: The Birds of the Western Palearctic Volume VIII: Crows to Finches Chief Editor: the latexa Stanley Cramp, Edited by C. M. Perrins ISBN 0-19-854679-3
  • Crows and Jays by Madge and Burn, ISBN 0-7136-3999-7

Notas[editar | editar a fonte]

  1. BirdLife International (2012). "Corvus frugilegus". Lista Vermella de especies ameazadas. Versión 2013.2 (en inglés). Unión Internacional para a Conservación da Natureza. Consultado o 26 November 2013. 
  2. Eladio Rodríguez González, s. v. graxo. Publicado en Gallegada : tradiciós, costumes, tipos e contos d'a terriña, Ourense 1887.

Véxase tamén[editar | editar a fonte]

Ligazóns externas[editar | editar a fonte]