Doma y castración del Reino de Galicia

Na Galipedia, a Wikipedia en galego.

A expresión "Doma y castración del Reino de Galicia" referida por Alfonso Daniel Rodríguez Castelao como orixinaria de Zurita é un dos máis fecundos lugares comúns da historia de Galiza.

Historia da expresión[editar | editar a fonte]

A expresión, parte dun discurso parlamentar sobre o Proxecto de Constitución, era a seguinte:

"Desde que los llamados Reyes Católicos verificaron el hecho que Zurita llamó la doma y castración del Reino de Galicia, la lengua gallega ha quedado prohibida en la Administración, en los Tribunales, en la enseñanza, y en la Iglesia evitando que nosotros , los gallegos, rezásemos en nuestra propia lengua."[1]

Embora ese sexa o primeiro uso da expresión rexistrado, é o comentario feito en Sempre en Galiza o que marcaría a xeracións de galeguistas:

"Escoitade o que di Santillana: "..non há mucho tiempo cualesquier decidores é trovadores destas partes, agora fuesen castellanos, andaluces o de la Estremadura, todos sus obras componian en lengua gallega o portuguesa". Foi preciso executar a "doma y crastración de Galicia" para que enmudéceramos; pero a nosa lingoa sigueu frorecendo en Portugal, e o pobo galego non quixo esquecela."[2]

Tanto o ambiguo do texto, como as interpretacións posteriores, darían lugar a unha confusión en que se xuntaron nun único acto de "doma y castración" un conxunto de feitos separados e que non todos foran influenciados polos reis Católicos:

  • O declive da literatura galego-portuguesa de arredor do ano 1350
  • A centralización administrativa e o control do Reino de Galiza que se dá como finalizada, esta si, coa viaxe a Santiago de Compostela dos Reis Católicos en 1486.
  • A asunción do castelán como lingua das clases altas e da administración comezada xa no século XIII e que foi avanzando paulatinamente en diversos campos e aínda non rematou.
Galicia se redujo a las leyes de la justicia, a donde el rey puso audiencias. En aquel tiempo secomenzó a domar aquella tierra de Galicia, porque no sólo los señores y caballeros della perotodas las gentes de aquella nación eran unos contra otros muy arriscados y guerreros, y viendo loque pasaba por el conde -que era gran señor en aquel reino- se fueron allanando y reduciendo a las leyes de la justicia con rigor del castigo. Volvió el rey de Galicia a Salamanca en fin del mes de noviembre, y desde aquella ciudad se envió su audiencia real formada a Galicia, para que residiese en aquel reino y con la autoridad de los gobernadores y jueces que allí presidiesen y con rigurosa ejecución se administrase la justicia; y el arzobispo de Santiago les entregó su iglesia habiendo pasado por el estado del conde de Lemos y por todas las otras tierras de señores que hay hasta llegar a su arzobispado sin ser recibidos los oidores: tan duros y pertinaces estaban en tomar el freno y rendirse a las leyes que los reducían a la paz y justicia, que tan necesaria era en aquel reino, prevaleciendo en él las armas y sus bandos y contiendas ordinarias, de que se siguían muy graves y atroces delitos y insultos. En esto y en asentar otras cosas, se detuvieron algunos días el rey y la reina en la ciudad de Salamanca.
Cita orixinal de Zurita[3]

Notas[editar | editar a fonte]

  1. X. L. García: Castelao, Otero Pedrayo, Suárez Picallo, Villar Ponte. Discursos parlamentarios (1931-1933), Sada-A Coruña, 1978, pág. 16. Resaltado propio
  2. A. Rodríguez Castelao: Sempre en Galiza, 2ª edición Galaxia, Vigo, 1986, páxina 47
  3. Anais da coroa de Aragón,[Ligazón morta] Libro XX, Capítulo LXIX.

Véxase tamén[editar | editar a fonte]

Ligazóns externas[editar | editar a fonte]